Robó el libro de “la Mona”, lo leyó y luego lo devolvió

La dueña de una librería céntrica recibió el ejemplar en un sobre con una carta de “Micaela”, arrepentida de lo que hizo. (La Voz del Interior)

Cuando Miriam abrió la correspondencia a través del correo tradicional, en un sobre marrón tamaño oficio, no entendió nada. Estaba parada en el medio de su librería “Aforismo”, ubicada en plena 25 de Mayo, a metros de Rivadavia, en el Centro de la ciudad de Córdoba y la sorpresa rápido le dibujó una sonrisa en la cara. En la parte externa del sobre sólo se leía que el remitente firmaba como “Micaela”. Adentro, lo primero que Miriam encontró fue el libro de la biografía del cantante cuartetero Carlos “la Mona” Jiménez, libro editado este año y que es uno de los éxitos editoriales del año. “Yo no entendía por qué me mandaban el libro, si yo lo vendo”, comenzó a relatar Miriam.

Al sacar el ejemplar, también encontró una pequeña y prolija carta, escrita con lapicera azul, en la que alguien anónimo se disculpaba por haberle robado el ejemplar. Sí, tiempo atrás, sin que Miriam ni ninguno de los empleados se percataran, alguien se había llevado de esa librería el libro de “la Mona”. Tras leerlo, según se especificaba en la carta, quien lo robó decidió que había que devolverlo. Dejó escrito que le daba vergüenza haberlo sustraído y que no quería vivir con ese peso. El ejemplar devuelto estaba intacto.

Mujer joven. Al leer la carta, se puede inferir por la letra que se trató de una mujer joven, adolescente, ya que escribe con los mismos errores de ortografía de aquellos chicos acostumbrados a romper las palabras en las salas de chat, en Internet, o con los mensajitos de texto de los teléfonos celulares (por ejemplo, la carta comenzaba: “Bueno está es una karta de disculpa de una persona que está arrepentida”, textual). Aunque esta historia se conoció ayer, Miriam aseguró que a la correspondencia con el libro de vuelta la recibió hace un mes. En la red social Facebook, a través de la cuenta de la librería anotó: “Gracias Micaela, nos gustaría conocerte”.

Hasta ahora, no tuvo noticias de quién fue él/la ladrón/a arrepentido/a, cuyo gesto emocionó a toda la librería. La mujer valoró que la correspondencia le debe haber costado al remitente alrededor de 45 pesos, mientras que el libro salió a la venta en 50 pesos, por lo que a ella le quedó el convencimiento de que el arrepentimiento había sido en serio. La dueña recordó que en un congreso reciente de libreros realizado en Buenos Aires, un hombre con años dedicado a vender ejemplares añoraba a los “ladrones lectores”. ¿Cómo es eso? “Sí, decía que extrañaba a aquellos que robaban libros para leerlos, o sea, que se llevaban uno sin pagar, y no como ahora que aparecen chicos o mujeres y tratan de robarnos parvas enteras de libros para después venderlos por ahí, sin siquiera leerlos”, expresó Miriam.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: