Revista Acción: Más diversidad, menos prejuicios

http://revistaaccion.com.ar/mas-diversidad-menos-prejuicios-2/

Revisando nuestras creencias sobre los extranjeros y los inmigrantes

La inmigración ha tomado estado público nuevamente, a causa de grupos de sirios que están emigrando de su país de origen y de la reacción de los países potencialmente receptores. Los medios masivos de comunicación han reflejado fotogramas, con contenido altamente sensible, de un proceso mucho más profundo y complejo, atravesado por múltiples factores (históricos, individuales, políticos, religiosos, etc.), muchos de ellos desconocidos por los ciudadanos.

Cuando se observan esas imágenes, inmediatamente las personas evocamos sentimientos o, más bien, creencias sobre esos grupos sociales migratorios.
Una de las dimensiones que se puede analizar sobre estos procesos se relaciona con la discriminación; es decir, actitudes de desigualdad en el trato a determinado grupo de personas, basado en diferencias raciales, laborales, religiosas, políticas, etc. La discriminación vista como “expresión abierta del prejuicio”.

Una investigación sobre el tema

Eduardo Bologna, Doctor en Demografía, estudia hace varios años la demografía de migraciones y, específicamente, la migración boliviana hacia Argentina.
Sus estudios están basados en el concepto de transnacionalismo es decir, no como un mero desplazamiento de personas de un lado hacia otro, sino como espacios de vinculación entre áreas, que implica acumulación de gente, retorno, circulación de bienes materiales, insumos de alimentos y, sobre todo, circulación de información, que ayuda a que la migración vaya siendo un proceso cada vez más autosostenible. Este concepto va más allá de las condiciones que un país o el otro ofrecen o dejan de ofrecer.
Pensando en los procesos migratorios en Argentina, “los flujos migratorios masivos provenientes principalmente de Europa entre fines del Siglo XIX y las primeras décadas del XX, dieron forma a la estructura demográfica del país. La mayoría de los países de América fueron destino de inmigrantes europeos, pero Argentina recibió el mayor impacto por la relación entre el volumen de llegadas y la población local. Las migraciones actuales están compuestas principalmente por personas que vienen de países vecinos, en especial de Paraguay, Bolivia y Perú. En la ciudad de Córdoba, los dos países más representados son Perú y Bolivia”
Con respecto a la inmigración de peruanos y bolivianos en Córdoba, una de las dimensiones que se abordaron en un trabajo de investigación, se relacionaba con la discriminación hacia estos grupos o comunidades de inmigrantes.

Un manual para iniciar la discusión

El equipo de investigación de la Universidad Católica de Córdoba, coordinado por el Dr. Bologna, elaboró con el aporte del Programa PROTRI de nuestra Secretaría, un documento que incluye material teórico sobre las migraciones, en especial hacia Córdoba y un conjunto de actividades, para instalar estas temáticas preferentemente en las escuelas primarias. El material se denomina: “Más diversidad, menos prejuicios. Revisando nuestras creencias sobre los extranjeros y los inmigrantes”. Hablamos con el científico sobre ese material. Y aprovechamos para preguntarle sobre procesos migratorios, prejuicios, fronteras, la realidad internacional y la discriminación.

¿Cómo fue la génesis del material “Más diversidad, menos prejuicios”?
Realizamos un trabajo con docentes de escuelas de nivel primario de Córdoba, porque ellos reciben alumnos inmigrantes o hijos de inmigrantes. El equipo de investigación les efectuó entrevistas sobre los extranjeros, los chicos inmigrantes, o pertenecientes a comunidades socio-étnicas que no solamente son nacidos en Bolivia, sino que son hijos de bolivianos o hermanos de bolivianos. Comenzamos a observar que las respuestas eran, principalmente “correctas” y luego, muy elogiosas: “los chicos bolivianos tienen más respeto a la escuela, vienen más pulcros, más cuidados, los padres tienen más compromiso, responden más a las notas, vienen más a las reuniones…” O sea, mejores los extranjeros que los argentinos. Necesitábamos medir, entonces, el prejuicio. Y vimos que la forma de medirlo ha cambiado. En los años ‘60 se hacían cuestionarios para evaluar prejuicio hacia X con preguntas como: ¿Le molestaría que su hija se casara con un X?… A preguntas de ese tipo hoy casi todo el mundo contesta desde lo que es socialmente aceptado: “Yo no tengo ningún problema con los X”. De esta forma, todo el mundo es anti discriminación en el día de hoy.

Entonces, ¿cómo estudiar el prejuicio?

La teoría dice que el prejuicio ha cambiado, no ha dejado de existir, pero ha dejado de manifestarse de manera expresa. Ahora la manifestación del prejuicio es sutil, aparece más solapado. Y empezamos a encontrar que aparece más explicado. Por ejemplo, los albañiles: “Los extranjeros vienen y trabajan por menos, compiten y le sacan el trabajo a los locales”. Empieza a haber una explicación, aparentemente racional, de que los extranjeros compiten. Estos son prejuicios, pero que demandan una explicación; es decir, presentar un prejuicio como una racionalidad emocional. Entonces pensamos que el equipo debía buscar las expresiones que intentaban explicar el prejuicio.
Armamos un instrumento para medir de manera transversal el grado o intensidad del prejuicio. Entonces elaboramos un cuestionario en el que, con modelos de escala de actitudes, se ofrecían afirmaciones a la gente y que decidieran. Allí pusimos la mayoría de las expresiones que habían aparecido en las entrevistas y otras que aparecen en los medios, en discursos cotidianos.
En cuanto a las experiencias áulicas concretas, una de las expresiones fue, por ejemplo: “la presencia de chicos extranjeros vuelve más compleja o dificulta la tarea del docente en las aulas”. Algunas creencias tenían un grado de apoyo bastante alto. Por ejemplo, lo de la competencia en los puestos de trabajo, la delincuencia. Entonces encontramos que el prejuicio existe, pero está explicado, racionalizado.

¿Creencias vinculadas a prejuicios sobre la población migrante?
Nuestra teoría es que esas creencias, que no tienen sustento, sirven para fundamentar. Para decir: “En realidad no es que yo los desprecie por ser boliviano, sino porque compiten por…”

¿Y esto qué consecuencias concretas tiene?
Apuntan a limitar los derechos de un grupo por su pertenencia a este grupo. Determinadas creencias acerca de los comportamientos de los extranjeros, dan fundamento para separar o para tratar de manera diferente.
En las escuelas, es relevante tomar esto como eje, levantarlo y discutir, por ejemplo, las formas de maltrato que hay entre los chicos. Si no se discute o interviene, es una manera de autorizarlo, legitimarlo. A menudo la actitud es de pasividad o dejar pasar.

¿Cómo actúan esos prejuicios en la inserción de las comunidades inmigrantes?

Yo creo que la discriminación actúa casi en un sentido inverso en lo laboral; la mano de obra boliviana es muy apreciada. Los contratistas, en especial de la construcción, tienen (como las maestras) un concepto elogioso de los trabajadores bolivianos por su mayor vocación por el trabajo, mayor cuidado, inclusive algunas especialidades; la yesería en particular. Por ese lado, no hay discriminación en términos de ingreso al mercado de trabajo. Y los niños en la escuela: más que dificultad de inserción, vuelve más compleja la vivencia cotidiana. Yo creo que los chicos sufren más que los nativos los efectos del bullying. Aunque todos son víctimas potenciales por bonito, por feo, por petiso, por lo que sea, por boliviano o por peruano, se agrega un rasgo más. Entonces tienen más chances de ser víctimas de bullying que los nativos.
Ahora bien, algunas de las cosas que dicen los maestros son ciertas: los chicos inmigrantes tienen una valoración de las escuelas que es mayor que la de los nativos. Esto no es un descubrimiento nuestro ni es una cosa nueva en el campo de la migración. Su condición de inmigrantes, su decisión de haber apostado a la generación siguiente, de que sus padres hayan decidido sacrificar proyectos propios en sus países y apostar a lo siguiente, para que sus hijos puedan estudiar. Entonces, la inserción escolar tiene tasas de cobertura casi iguales a las de los nativos por parte de bolivianos y peruanos.

¿Cuál es la intención con este manual?
Nos planteamos la cuestión de armar este documento que contiene una parte conceptual muy adaptada, con un lenguaje accesible. La idea es que el docente lo tenga como guía inspiradora, crear la iniciativa en los chicos mismos, que todos problematicen sus propias creencias. El tema de la inclusión no es algo anecdótico, en estos años ha calado hasta en los chicos, ellos hablan del tema. Es importante que la relación entre nativos e inmigrantes sea un tema de discusión en ese nivel de escolarización. Porque no es una cuestión resuelta. No es dar instrucciones ni bajar líneas; es plantear el problema. Realmente los migrantes son diferentes, tienen valoraciones distintas de la escuela, traen expresiones diferentes, eso los vuelve distintos. Y la discusión no plantarla en términos de borrar esas diferencias. Sino justamente, la diferencia vista como una posibilidad de enriquecer…
Es valioso enseñar a conocer y apreciar la cultura del otro… Aquí, por ejemplo, la comida peruana es un enriquecimiento que hace muy bien.

¿Y la función de la escuela en la incorporación de estas diferencias?
El mandato histórico de la escuela en la Argentina fue homogeneizar, como elemento aglutinador de la diversidad de razas. A principios de siglo XX, la escuela estuvo al servicio de homogeneizar, justamente. Se debía construir entre todos el hecho de ser argentinos. Había que fabricar una identidad común. Ahora, el mandato es opuesto; el mandato es: respetemos las diferencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: